Un control de inventarios es la forma en que una empresa lleva la administración eficiente del movimiento y almacenamiento de sus mercancías, lo que ayuda a minimizar los tiempos y costos relacionados con su manejo.

Existen dos factores fundamentales para su manejo, en primer orden la gestión, que se encarga de mantener la productividad en las operaciones relacionadas con la administración del inventario y la optimización, la cual se ocupa de incrementar las ganancias de la empresa provenientes del uso y manejo de este.

Existen tres indicadores para medir el control de inventarios:

Stock máximo: es la cantidad máxima de un determinado artículo que se requiere mantener en el almacén, debido a estos puntos:

  •  Es un producto de alta rotación o se tiene identificada una temporalidad definida.
  •  Su costo de almacenamiento es bajo y su transportación es alta.
  • El tiempo de surtido por parte del proveedor es largo.
  • Se especula sobre incrementos en el precio de los productos y/o materiales

Stock mínimo:
es la cantidad mínima de determinado artículo que se desea mantener en el almacén, por las siguientes razones:

  •  Cuando el tiempo de entrega por parte del proveedor es inmediato.
  •  Cuando los costos de realizar un pedido son bajos, sin importar frecuencia o cantidad.
  •  Al identificar un artículo como de bajo movimiento y en ocasiones con alto costo.
  • Al existir que habrá decremento en los precios del bien.

Punto de re - orden:

Es el nivel de existencias donde se debe de realizar el pedido para resurtir el almacén, contemplando los tiempos de los proveedores y no tener problemas de abastecimiento.

Artículo creado con información de hipodec.up.edu.mx y blog.corponet.com.mx.